30 de julio de 2012

¡Bienvenido al blog de las palabras soñadas!



Si estás aquí, supongo que es porque te gustan las historias, así que te voy a contar la mía:



No puedo recordar a qué edad empezó a gustarme leer, creo que siempre ha sido así. Lo que sí recuerdo son muchas tardes de domingo en el salón de casa, con mi familia, todos en silencio y cada uno leyendo un libro.
Sí, en la lotería de la familia tuve suerte, me tocaron unos padres amantes de los libros. Ellos fueron los que me descubrieron este maravilloso mundo de las letras.
Puedo aseguraros que por muchas bibliotecas que haya visitado o visite, mi favorita siempre será la habitación donde mis padres guardaban todos sus libros. En una de las paredes había una estantería que cubría todo el espacio, llegando desde el suelo hasta el techo, cerrada con puertas de cristal. En la pared de enfrente, había otra más baja, también con puertas de cristal. Ambas estaban llenas de libros. Entre una y otra había un sofá en el que sentarse a leer con tranquilidad.
 Aunque yo no me sentaba mucho en aquel sofá. Entraba, me decidía por un título y me lo llevaba. Leía en todas partes, incluso mientras caminaba por la calle. (Eso tiene cierto grado de peligro, no lo recomiendo, pero es que cuando un libro te enamora no quieres dejarlo.)

Cuando tenía once años tuve una revelación; llegué a la última página de “Robinson Crusoe” de Daniel Dafoe y pensé; ¡yo quiero hacer esto!
(Curiosamente, le recomendé ese libro a mucha gente pero nadie más tuvo la misma revelación. Supongo que es lo que pasa con las revelaciones, que son únicas e irrepetibles, como las personas.)
 La cuestión es que a partir de ese día comencé a escribir y cuando me preguntaban que quería ser de mayor, lo tenía muy claro; escritora. 
Pero me hice "mayor" leyendo a grandes como Saramago, García Márquez, Ana María Matute… y entendí que nunca sería tan buena como aquellos a los que admiraba, así que tomé la peor decisión de mi vida; dejé de escribir. 
Pero seguí leyendo.
Empecé a apuntar en un cuaderno los libros que leía, les ponía notas y hacía un pequeño resumen de lo que me habían parecido. Leía mucho y tenía muy mala memoria (la sigo teniendo), así que era mi forma de guardar un registro de mis lecturas.

Y veinte años después de la primera, tuve una segunda revelación. Sucedió en la última página de “Crepúsculo” de Stephenie Meyer, pensé; ¡yo puedo hacer esto!
 Comprendí de repente que no hace falta ser un premio nobel para llegar a la gente. Que hay muchos tipos de lectores y muchos tipos de escritores. Y lo más importante, que no escribir bien no es excusa para dejar de escribir, sino todo lo contrario. 
Por suerte, nunca es tarde, así que volví a escribir.

Hace unas semanas, un amigo vio los cuadernos donde registro mis lecturas y me propuso que crease un blog para compartirlo con el mundo.
Y después de pensarlo… aquí estoy. Mi cuaderno se ha digitalizado y convertido en este blog.
Pero antes de empezar, quiero advertirte de que mis reseñas están escritas siempre desde mi visión personalísimaAunque soy de las que leo todo lo que se me pone por delante, confieso que siento predilección por las historias centradas en los personajes. En cuanto a géneros, me atraen las temáticas fantásticas con un toque romántico.

El sistema de notas funcionará así:

Insufrible: Peor que pegarle a un padre con un calcetín sucio. Imposible de leer.

Regular: Ni fu ni fa. Hay partes buenas y otras infumables. Es posible leerlo a duras penas.

Bueno: Correcto. Se lee bien pero no enamora.

Excelente: Maravilloso. Se disfruta palabra a palabra, desde la primera línea hasta la última.

Imprescindible: Simplemente genial. Se queda dando vueltas en tu cabeza mucho tiempo después de haberlo leído. Lo relees una y otra vez a lo largo de los años y lo sigues amando.

Con el tiempo las palabras soñadas ha ido creciendo y además de reseñas, puedes encontrar BookTags, participar en retos y seguir mis avances como escritora mientras reflexionas conmigo sobre la creatividad, la imaginación y otras cuestiones relacionadas con el mundo literario. 
Si quieres acompañarme en esta aventura, ¡ponte cómoda, que empieza ya!


¿Le das una oportunidad a mis novelas?




Mi primera novela es una historia de fantasía contemporánea. Actualmente está en proceso de reescritura. 
Pincha aquí para más información.






Mi segunda y tercera novelas forman parte de la serie Crónicas de Sanseviera. Las novelas de esta serie son historias independientes y pueden ser leídas en cualquier orden.





Segunda novela: La leyenda de Bellasombra
Pincha aquí para más información.








Tercera novela: La historia de Tilansia.
Tienes toda la información aquí






26 comentarios:

  1. Hola Adella,

    ¡qué gracia me ha hecho tu segunda revelación! Me alegro mucho de que la tuvieras, veo que ha dado sus frutos (2 novelas ya!). Me las descargaré para leer, tengo curiosidad... A mi también me gusta escribir y te comprendo perfectamente, hay con quién no se puede competir, hay que asumirlo, pero que eso no nos desanime. :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida Sandra! Gracias por tu comentario.
      Si te gusta escribir, te ánimo a que lo hagas. Hay muchos tipos de lectores, por eso hay sitio para muchos tipos de escritores.
      Espero seguir viéndote por aquí. Otro abrazo para ti :)

      Eliminar
  2. Me dijeron hace unos días que cuando el escritor expone su obra al público ya no le pertenece. Es cierto. Pero también lo es que uno debe ser valiente para seguir escribiendo a pesar de esa exposición pública que puede llevar unida una lluvia de críticas. Me decína también que con las críticas uno debería crecer, no menguar. En ello estoy. Encantada de leerte y de que leas, Adella. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso estamos todos Clara, creciendo :)
      Cierto que cuando tu obra se hace pública deja de ser exclusivamente tuya. Tus historias pasan a formar parte de otras vidas; las enriquecen, las trastocan… como otras historias hicieron antes contigo. ¡Esa es la magia!
      Una crítica destructiva puede hundirte, pero con que exista tan solo una persona en el mundo que haya disfrutado leyéndote, todo habrá merecido la pena.
      Gracias por tu comentario. Otro abrazo para ti. ¡Bienvenida! :)

      Eliminar
  3. Hola Adella :)
    Pues me gusta la idea de digitalizar tu cuaderno, yo también tengo una memoria bastante peculiar. Pero supongo que es un privilegio, así cuando relees un libro y no te acuerdas sigues teniendo la emoción de la primera vez.
    Yo no soy de las que lee de todo pero sí muy variado y será un gran placer leerte. Me ha hecho gracia lo de las tardes de domingo porque mi blog está dedicado a ellas ;)
    Un beso enorme, te leo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, gracias por tu comentario.
      Desde luego tener mala memoria también tiene su parte buena :)
      Esas tardes de domingo leyendo, con toda la familia reunida, es un recuerdo feliz de infancia que llevaré siempre conmigo :)
      Siempre he leído de todo, aunque reconozco que últimamente me estoy centrando mucho en el género fantástico...
      ¡Me apunto a tus tardes de domingo! :)
      Un beso.

      Eliminar
  4. ¡Hola, Adella!
    Llegué a tu blog por Literaturas, y quedé fascinado con la prosa, las recomendaciones, las anécdotas. Leí algunas entradas y me faltan muchas más, pero trataré de ir avanzando. Ya te agregué como "favorito" en mi propio blog.
    De paso, quería invitarte a recorrer mi espacio, donde también subo los cuentos de Literaturas, notas literarias, reviews, etc.
    ¡Saludos desde Argentina!
    http://www.viajarleyendo451.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Luciano. ¡Bienvenido!
      Ya te estoy siguiendo ;)
      ¡Nos leemos! Un saludo.

      Eliminar
  5. ¡Enhorabuena Adella! Soy Luis, de Literautas (Un sacrificio necesario)

    Me encanta tu iniciativa. Yo aún estoy un poco por detrás, pues no me he lanzado a escribir una novela (aunque lo tengo pensado). Estoy perfeccionando y encontrando mi estilo. Me guardo este blog para seguir leyéndonos.

    Un abrazo.
    Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenido Luis!
      Gracias por tus palabras.
      Vas por buen camino, las cosas llegan cuando tienen que llegar :)
      Nos leemos ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Adella, soy José Torma, si me pudieras dar tu correo para hacerte una pregunta o si te molesto si me escribes a josetorma@outlook.com

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No molestas :)
      Te acabo de enviar un correo ;)
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Hola Adella, soy Margarita Graña de Literautas.
    Descubrí tu blog recien. Soy nueva en LIterautas y estoy recién explorando este mundo que se abre, tan enorme y rico, leyendo vuestros blogs. Algún día haré el mio. Quiero decirte que si copio toda tu presentación y le pongo mi nombre no sería plagio, ya que a mi me pasó exactamente igual. Amo leer, tanto que me daba vergüenza escribir. El mundo no necesitaba escritores mediocres como yo, eso pensaba. Pero por suerte (en mi caso 30 años después) comprendí que lo que me hace feliz es escribir, no importa si es bueno o malo lo que escriba. Bueno, si es bueno mejor. Gracias Adella, a ti y a Literautas que me sacaron literalmente de una jaula mental.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida Victoria! :)
      Me temo que esta una historia común :)
      Como digo, no escribir bien no es motivo para dejar de escribir, sino todo lo contrario. Parece lógico, ¿por qué nos cuesta tanto darnos cuenta? :D
      Mientras siga haciéndote feliz, nunca dejes de escribir ;)
      Un beso.

      Eliminar
    2. Lo importante es ser constante y darle caña. Con honestidad y unas buenas críticas externas y propias constructivas ya iras mejorando. A escribir se aprende escribiendo.

      Eliminar
  8. Revelaciones, revelaciones... ¿qué haríamos sin ellas? También creo que son únicas y personales. Lo importante es hacerles caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que confiar más en nuestra intuición :)
      ¡Gracias por la visita! ;)
      Un saludo.

      Eliminar
  9. Tienes toda la razón Adella, no hay que dejar de escribir nunca porque esto es como un músculo. Cuanto más se ejercita, mejores son los resultados... Me ha gustado mucho esta entrada y conocerte un poquito más. Un gran abrazo compi!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Virginia! Gracias por la visita ;)
      Y gracias por tus palabras :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Adella Brac,hace poco he participado del taller literario "Literautas", en donde me ha resultado una experiencia muy agradable toda la mecánica de los ejercicios allí propuestos. Sé que aprenderé de todos los participantes, y por supuesto, de una persona como usted que tiene novelas publicadas. Me gustó haber visitado su blog, a donde volveré para continuar con otras lecturas. Un saludo desde Medellín, en Colombia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenido a mi rinconcito virtual, Leonardo!
      Literautas es genial :D Allí estamos para aprender todos de todos :)
      Un placer tenerte por aquí. ¡Nos leemos!
      Un abrazo grande ;)

      Eliminar
  11. No recuerdo cuándo empecé a leer, pero sé que fue extrañamente pronto. De hecho tengo como pruebas unos librillos de apenas unos 15 cm de alto y otros tantos de ancho, de cuentos infantiles. Debo confesar también que algunos (y esto es rigurosamente cierto) tienen unas marcas así como de dientes....todo alrededor....cuyo origen desconozco....no sé si fueron momentos de agresividad contenida porque estaba aprendiendo a leer y el librillo se me resistía o qué se yo.
    Con 10 años, era fan de Enid Blyton. Vivia intensamente cada libro de Los Cinco. Los leía una y otra vez. Eran como mis otros amigos. Estaba tan enganchada que en ocasiones, comía leyendo el libro....."porque estaban en medio de una aventura".
    De joven nunca leí literatura de la buena. Fue en el Instituto donde empecé a ver algo más clásico. Algunos memorables.
    Luego me pasé a los temás más técnicos en la facultad, y más tarde, revistas (miento, leia revistas mucho antes, de historia, de cine, de telenovelas, periodicos....lo leia todo, quería saber de todo!!!).
    Pasando los 25 empecé a cansarme. Cerca de los 30, retomé el placer de una buena lectura. Ya en una dirección como más espiritual o filosófica.
    Pero SIEMPRE....he contado con una "Campanilla" que de vez en cuando...me "chivaba" libros de antes, libros de ahora y sus propias novelas.
    : )))))) By Anuska Suevos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Anuska! :)
      Lo primero de todo, muchas gracias por tus palabras.
      Esos librillos con marcas de dientes son para guardarlos como oro en paño xD
      Me encanta esa idea de que Los Cinco eran como tus amigos, porque los lectores apasionados sentimos cosas así por los personajes de nuestras lecturas. Confieso que yo soy mucho de enamorarme de personajes :)
      Me llama la atención esa referencia a que de joven no leías "literatura de la buena", buena literatura VS mala literatura, sigo teniendo pendiente escribir una entrada sobre eso...
      Yo en mi época universitaria también leía más manuales que novelas :)
      Creo que todos necesitamos una Campanilla en nuestras vidas ;)
      Espero volver a verte por aquí :)
      Beso grande.

      Eliminar
  12. ¡Hola, Adella!

    He llegado aquí desde gabriellaliteraria.com

    Hasta ahora tu blog me parece muy acogedor y me encanta tu presentación (me gusta mucho conocer las historias personales de otros escritores).

    Ahora me retiro a explorar tu blog.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Megumi! Bienvenida :)
      Muchas gracias por tus palabras, me alegra que te encuentres a gusto en mi pequeño rincón de la blogosfera :)
      Espero seguir viéndote por aquí ;)
      ¡Un saludo!

      Eliminar

Me interesa mucho tu opinión, ¡anímate a escribirme unas palabras! :)
Solo te pido que seas respetuoso. No está permitido el spam.

Recibe cada nueva entrada directamente en tu correo:

Buscar en el blog

Cargando...